in

Solo el señor me puede librar de mí.

No podía dormir, algunos recuerdos le habían despertado, estaba  tirado en el sofá como todo un ejército que acababa de perder una guerra, algunas lágrimas salían sin permiso de sus ojos y no podía hacer más que ignorarlas.

Hizo una retrospectiva del pasado, había maltratado a su hermana verbalmente, se había molestado con ella, y no quiso escuchar la biblia que lo llama a perdonar, eran dos hermanos únicos, se apoyaban mutuamente, y se defendían, fue así desde que tenían muy corta edad, ella se sentía protegida cerca de su hermano.

Unos días antes del día de hoy, él se quedó esperándola en la iglesia, ese día iban a presentar a su hijo, pero ella no llego y él se molestó, no quiso escucharla y se alejó de ella.

Él no sabía que ese día había fallecido su suegra y que su esposo estaba desbastado, la prudencia le aconsejaba consolar a su marido, apoyarlo, acompañarlo y representarlo, así lo hizo, e intento llamar a su hermano pero le contestaba el buzón de voz.

Al salir de la iglesia le escribió un recitar de insultos por whatsapp y justo ayer, ella se fue a vivir a estados unidos y por su enojo no fue ni a despedirse.

Ahí estaba en el sofá, cuestionándose así mismo, y susurro en voz alta: deje que mi enojo me domine y el resultado fue atroz, la distancia me tortura, me comporte como un irracional, sin razón.

Algunas lágrimas le acompañaban, mientras su esposa estaba en la cocina colándole un café antes de iniciar el altar familiar, y el caminó hacia ella y le dijo: antes de orar debo hablar con mi hermana, debo decirle que me perdone y luego oraremos juntos, tengo mucho que pedirle al señor, no quiero seguir siendo víctima de mi orgullo y sé que solo el señor me puede librar me mí.

Pastor Daniel Cordero



This post was created with our nice and easy submission form. Create your post!

What do you think?

50 points
Upvote Downvote

Total votes: 2

Upvotes: 2

Upvotes percentage: 100.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%

Comments

Leave a Reply
  1. Excelente reflexión, es mas que evidente que no podemos con el mal que llevamos dentro, más bien nos gozamos, nos divertimos y nos enaltecemos con él, en ves de avergonzarnos nos llena de orgullo; solo el Señor Jesus puede librarnos de nuestro estado de muerte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

Comments

comments

Los locos del medio – #UNMOMENTORADIO con @MariaHidalgo – Expres

Si no valoras lo que tienes otro lo hará