in

Si no valoras lo que tienes otro lo hará

Tenía 20 años viviendo allí, sus padres habían muerto cuando él tenía 16 años, fueron arrastrados por las Corrientes del rio y aun hoy él no sabe de sus cuerpos, solo sabe que la vida ha sido dura y que ha tenido que trabajar como el que más para poder sobre vivir.

Recibió la visita de unos comerciantes quienes le ofrecieron un prestado para que convirtiera su casa en una posada de turistas, a lo que se negó, simplemente porque no quería ser esclavo de las deudas.

Un día algo cansado, consideró visitar a uno de los comerciantes y le propuso que le comprara la casa y el terreno, a lo que sin titubear el señor de cuello blanco acepto, tomó un préstamo en el banco y le coloco en las manos 2 millones de pesos.

Salió del lugar, llevaba en su mente una lluvia fresca de ideas y conflictos, pero tenía dinero suficiente como para emprender cualquier cosa.

El tiempo paso, en solo 5 años volvió al lugar, estaba triste, había perdido todo el dinero que llevaba y ahora solo le quedaban los recuerdos que compartía con los conocidos que había dejado en el pueblo y entre tragos y juegos de dominó iba al pasado y regresaba al presente.

Un viejo amigo lo llevo a solicitar trabajo, porque su padre era capataz en el hotel que tenía vivo al pueblo, era un lugar  hermoso aquel hotel turístico, estaba rodeado de  árboles de: robles, palmas, frutas exóticas, y toda clase de flores bellas, una cascada natural porque nacía un rio a unos pocos metros más arriba y eso era un espanto de hermosura, lo más parecido al huerto del Edén.

Cuando llegó, el lugar le trajo recuerdos  no pudo evitar sentir el dolor de haber perdido lo que nunca valoró. Y dijo en voz alta

  • Mi casa era impresionante y hoy fue que me di cuenta.
  • Tenías un tesoro en tus manos y no lo sabía o no quería saberlo porque todos te lo decíamos, don pedro siempre lo supo, por eso te la compró.

Abajó su cabeza y se fue a caminar sin rumbo ni destino fijo, a tratar de calmar el dolor mendigando en algunos parques, hasta el día de hoy.

Algunas veces como no sabemos el valor de las cosas las despreciamos y otro es quien le da el valor  y luego que las perdemos las consideramos, eso es de necio, valora lo que tienes y da gracias a Dios, aprende a apreciar la belleza que está a tu alrededor, que Dios te ha premiado dándote más de lo que merecía.

Pastor Daniel Cordero 

This post was created with our nice and easy submission form. Create your post!

What do you think?

48 points
Upvote Downvote

Total votes: 0

Upvotes: 0

Upvotes percentage: 0.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

Comments

comments

Solo el señor me puede librar de mí.

Jessy Lizardo – Volver a Comenzar/Acústico en vivo – Video Ofici